Historia – De los Consejos

Históricamente menciona el Dr. Enrique Wolpert (Coordinador General del CONACEM) en el documento “Profesionalización de los Procesos de Evaluación de los Consejos de Especialidades Médicas” y haciendo referencia al libro editado por el Dr. Víctor Espinoza de los Reyes, que se ha tenido la inquietud de normar el ejercicio de la medicina con el objeto de proporcionar a la sociedad una atención médica adecuada, situación que no se encuentra tan claramente definida en otras disciplinas o en otras profesiones, pero en medicina uno puede saber que desde el código de Hammurabi hace 4,000 años, en el siglo XVIII antes de Cristo, es el documento que tenia 10 normas, 282 Reglas que regulaban el ejercicio de la medicina. En el se encuentra desde el cobro de las visitas a los enfermos, hasta las penas a que se hacían acreedores los médicos que se equivocaban en sus diagnósticos y en los tratamientos. En la india, las Leyes de Manú emitidas también antes de la era Cristiana reglamentaban no solo el ejercicio de la medicina si no la enseñanza de la medicina.

En el siglo XI, Fernando III, Rey de Castilla declaro: “Nadie puede ejercer la medicina, sin haber aprobado por otros médicos y haber obtenido una carta que lo certifique”.

A principio del siglo XII, en el año 1140, Rogelio o Rogerio de Sicilia en la encomienda real prohibía el ejercicio de la medicina si los solicitantes no acreditaban un examen. En 1422 se estableció un Tribunal de Alcaldes Examinadores, que de hecho da inicio al tribunal del Protomedicato; Los Reyes Católicos le otorgaron a este tribunal, no solo la facultad de examinar a los médicos, también de herbolarios, embalsamadores, cirujanos y a los físicos.

En el reinado de Felipe II, se establecieron y organizaron los Protomedicamentos, que de hecho pueden considerarse como los primeros consejos que se establecieron. En Inglaterra, Enrique VIII creó en 1511 el Consejo de Certificación que reglamentó el ejercicio de la Medicina durante 300 años.

Más recientemente en Norteamérica en 1916, el Presidente de la academia de Oftalmología y de Otorrinolaringología el Dr. DerryK Bail, propuso el “Board” o Consejo de Especialidades que permanece hasta hoy en día. En un mensaje a colegas Oftalmólogos el Dr. Bail decía hace ya un siglo, y cito: “Espero que un oculista tenga que realizar una preparación y entrenamiento preliminar en algún colegio de posgrado, antes de obtener licencia para ejercer la Oftalmología y que ésta sea concedida por un Consejo que lo examine y lo registre”.

En México. En el libro Historia de la Medicina, Francisco de Asís Flores y Troncoso; relata como los aztecas ejercían y reglamentaban la medicina y otras actividades que pudieran considerarse también como profesionales o científicas y tenían cuatro consejos. En particular, para ejercer la medicina se requería la autorización del gobierno y se hace mención en el libro Código Sanitario que emitió Nezahualcóyotl.

Después de la conquista se expidió la primera ordenanza de médicos donde se imponía una multa en oro a quien ejerciera sin haber sido examinado y por tanto no tuviera un titulo. En 1533, el ayuntamiento expedía el título de protomédico visitador y en 1571 Francisco Hernández, médico de Felipe II se presento como protomédico general de las Indias.

Y en épocas más recientes podemos mencionar como en abril de 1864, inicia formalmente sus actividades la Academia Nacional de Medicina bajo la presidencia de Carlos Alberto Ehrmann, Jefe de Sanidad del Ejercito Francés que acompaño a Maximiliano y precisamente, hace 143 años, un 15 de Septiembre se publico el primer número de la Gaceta Médica de México, revista que ha sido publicada ininterrumpidamente hasta el día de hoy.

El 13 de Febrero de 1963 se estableció el primer consejo mexicano de especialistas firmándose ante notario publico el Consejo Mexicano de Médicos Anatomopatólogos, A.C. Este hecho trascendente fue observado y apreciado con enorme interés por la Academia Nacional de Medicina. Así, en los años siguiente se estudió y discutió en el seno de la Academia, la reglamentación de especialidades, la certificación de especialistas y desde luego la organización de los consejos de especialidades médicas.

Desde hace 23 años la Academia proporcionó el aval y soporte a los consejos de especialidades médicas y se fortaleció grandemente en 1995 con la creación del Comité Formativo de Consejos de Especialidades Médicas, CONACEM que como bien se ha mencionado, es una organización integrada por la Academia Nacional de Medicina, La Academia Mexicana de Cirugía y los ahora 47 Consejos de Especialidades Médicas.

Los Consejos de Especialidades Médicas son Cuerpos Colegiados formado por lo mas destacados profesionales de la Medicina que cultivan una misma disciplina y que en su calidad de pares, establecen el Proceso de Certificación y Re-certificación que se basa precisamente en el conocimiento y las aptitudes de los Médicos Especialistas que libremente han solicitado ser examinados. Los consejos son cuerpos académicos muy particulares en su organización, independientes en sus decisiones, y representan un poderoso acuerdo de voluntades que cumplen con una función por demás delicada e importante que es la de Certificar y Re-certificar a los Médicos Especialistas. Esta selección les permite ser garantes de su preparación y calidad ante el propio médico, ante sus pares, ante los pacientes y de manera general ante la Sociedad.